¿Sabías de la relación existente entre la música y el lenguaje?

¿Primero la letra y después la música o primero la música y después la letra? En cierto modo, siempre supimos que el arte de las palabras y el musical pueden ir muy ligados.

Diversos estudios demuestran que el proceso auditivo juega un rol en el desarrollo de la lectura y en este sentido, diversos análisis tanto desde la perspectiva psicológica como musical, la han sugerido como ventaja educativa para el desarrollo de los procesos cognitivos a partir de las artes.

¿Que la música amansa a las fieras?

No hay duda de que la música tiene diversos efectos sobre la conducta, si no que nos lo digan a los maestros y a los educadores. Además, estudios como los de Lowe, que concluyen que la música beneficia los procesos de lecto-escritura; al compartir elementos rítmicos y fonológicos, que muchas veces no son reconocidos en el lenguaje natural, pero que al agregar el componente musical, pueden ser mejor reconocidos.

Un estudio publicado en 2013 demuestra que las tareas del ritmo son importantes predictores para la adquisición del proceso de lectura en niños, ya que la percepción del ritmo y el procesamiento auditivo, por lo que sugieren no solo en la ejecución sino en la capacidad de imitación, brinda una correspondencia rítmica y tonal para ambos procesos. De modo que los niños que son capaces de diferenciar los sonidos musicales, son capaces de reconocer los sonidos de las letras y ubicarlas en el espacio del papel, del modo similar que una partitura.

Es decir, a partir de la literatura analizada, es posible reconocer que las actividades musicales se encuentran íntimamente relacionadas con el proceso lingüístico en distintos niveles tanto cognitivos como neurológicos (Jordana, 2008; Thompson-Schill et al., 2013). Gracias a la evidencia neuro-cognitiva, algunos investigadores han intentado crear estrategias de predicción del desarrollo de habilidades lingüísticas a partir de las habilidades musicales. Sin embargo, no debe perderse de vista que la cultura y el entorno cultural juegan un papel relevante incluso en la conformación de las estructuras cerebrales debido a la plasticidad cerebral, por lo que la aplicación de este tipo de estrategias no puede ser discriminada y el fracaso de las mismas no puede ser razonado como un fallo por parte de los participantes, sino a la elección de los estímulos.

¿Y tú? ¿Hasta que punto crees que ambas artes están conectadas?

Post creado a partir de la lectura de: The relationship between reading and writing and music processes from neurocognitive perspective Valeria Galván Celis 1,Irina Mikhailova Pechonkina 2 y Alma Dzib Goodin 3 *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *