¿Quién soy?

Soy Julia Caso, una maestra de primaria vinculada a cualquier tema relacionado con la infancia. Pero además…

Soy una apasionada de la escritura. No de escribir para el público, eso llegó después y aún lo estoy descubriendo. Hay algunos apasionados del yoga o de la meditación, yo encuentro la calma en rellenar espacios. Desconecto la parte racional y dejo que la emocional posea mi cuerpo para expresar lo que de ninguna otra forma sería capaz de mostrar.

Hace dos años me embarque en una nueva aventura, que en un principio iba a ser tan íntima como las anteriores, escribir Vacío en el nido. Primero tomó forma su protagonista, Alexia. Sabía con claridad cual era el camino que recorrería aunque nunca imagine que darle sentido y describir cada paso del recorrido sería tan complicado. Luego, llegó la villa, Agripa. Un destino que paso de ser inventado a tener vida propia. Los agripenses y la vida de cada uno de ellos pronto comenzó a estar conectada y sin darme cuenta había decenas de historias que contar. No solo las que narro en la novela sino las que quedan por contar.

Para mí es un resumen de la vida. Millones de personas condensadas en un punto exacto del planeta que luchan por sobrevivir cada día sin imaginar que cada acto de su, a primera vista, insignificante vida, tendrá consecuencias en cada ser del planeta. Pero dejemos de ser tan transcendentales, aquí había otra cosa que contar, algo por lo que todos hemos pasado, la adolescencia y el instituto.

Para algunos, esta etapa de su vida habrá sido más dulce que para otros, pero el denominador común es el mismo y es que ese momento exacto de nuestra vida ha marcado muchas de las decisiones de nuestro futuro. Nuestra personalidad, nuestra individualidad como seres humanos adultos, autónomos y muy ligeramente responsables, ha tenido una profunda transcendencia a esa edad.

Vacío en el nido es una reflexión de las etiquetas que a todos alguna vez nos han colgado, ya sean buenas o malas. El viaje que todos hemos hecho sin planearlo para encontrar respuestas a todos esos interrogantes que nos hemos ido planteando, todos los por qué. La persistente búsqueda de la llave mágica que abra la jaula de los miedos que nos tenían prisioneros y nos deje ser libres por fin y ser felices.

Os invito a conocer a Agripa, a sus ciudadanos y a los misterios que rodean la villa y a las personas que viven en ella.

¿Podrás encajar las piezas antes que la policía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *