Bienvenido

La adolescencia es como una vieja fotografía en blanco y negro. Tan pronto tu vida es un camino lleno de rosas como de espinas… Peso eso solo será el principio de lo que viene después. Aún, con más tonalidades en el centro de una balanza que siempre parece desequilibrada, nos empeñamos en echar más cal que arena en ella. Te invito a que salgas de la resaca y nades conmigo a una tierra que no sale en ningún mapa. Abre la mente a la vez que separas la portada de la primera hoja, y sumérgete de lleno en mi apuesta POR TODOS LOS QUE ALGUNA VEZ FUIMOS LOS RAROS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *